660 671 515
   Recibe el Boletín clicando aquí

 

cerrar

martes 17 de septiembre

Semana XXIV del tiempo ordinario

San Roberto Belarmino

 

Un jesuita con cargos importantes (profesor en Lovaina y Roma, arzobispo de Capua y cardenal), pero de vida muy sencilla (1542-1621).

Puedes consultar las lecturas de hoy en lecturas.misa.app.

NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

Descárgate el documento

16 de Julio: NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN Y LOS CARMELITAS. FUNDACIÓN DE LOS MISIONEROS CLARETIANOS

La advocación de Nuestra Señora del Carmen o del monte Carmelo tiene su origen en la capilla que los carmelitas del monte Carmelo construyeron a su patrona en el siglo XII, inspirándose en el ejemplo del profeta Elías. Tras las cruzadas, popularizaron su vocación, al extenderse por Europa y por todo el mundo. Los carmelitas o Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, llaman a María Patrona, Hermana, Madre, Hermosa y Reina, i le expresan  su consagración mediante la devoción al santo escapulario.

“Que nos ayude y nos haga llegar hasta Cristo, monte de salvación” (Colecta)

874-853 aC: Reinado del rey Ajab: Elías, un gran profeta siempre dispuesto a hacer la voluntad de Dios: «Elías … dijo a Ajab: Vive el Señor, Dios de Israel, ante quien  sirvo, que no habrá en estos años rocío ni lluvia si no es por la palabra de mi boca.» (1Re 17,1); i defiende, en el Carmelo (“viña del Señor”, “jardín de Dios”), la fe de Israel en el Dios único (1Re 18): “Pero ahora, manda que todo Israel se reúna en torno a mí en el monte Carmelo, especialmente a los cuatrocientos cincuenta profetas de Baal que comen a la mesa de Jezabel ... (v. 19)... Si el Señor es Dios, seguidlo; si lo es Baal, seguid a Baal. (v. 21) ... Cayó el fuego del Señor que devoró el holocausto (v. 38) ... Elías subía a la cima del Carmelo para encorvarse hacia tierra… (v. 42) … Había ordenado a su criado: “Sube y mira hacia el mar”…  (v. 43) ... A la séptima dijo el criado: “Aparece una nubecilla como la palma de una mano que sube del mar”… (v. 44).

«Así como la nube se levanta sobre el mar, blanco, gracioso, ligero, sin llevar el pesar y amargura de las aguas; del mismo modo surge María de la corrompida raza de los hombres, sin contraer ninguna de sus taras» (San Metodio, 790-847).«El profeta Elías fue hombre de oración ferviente y eficací­sima, de grande y extraordinario celoi. Fue perseguido a muerte, si bien no murió, sino que un car­ro de fuego se lo llevó» (San Antonio Mª Claret, Autobiografía 291).

Entre las virtudes de Jesús que San Antonio Mª Claret se propone imitar:  «Comer pan y agua durante los treinta años de  su vida oculta. En el desierto, al final de los cuarenta días de ayuno riguroso, los ángeles le llevaron pan y agua como a Elías» (Aut. 430).

740 aC: Importancia del Carmelo entre las promesas al Reino de Judá: «El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrará la estepa y florecerá, germinará y florecerá como flor de narciso, festejará con gozo y cantos de júbilo. Le ha sido dada la gloria del Líbano, el esplendor del Carmelo y del Sarón. Contemplarán la gloria del Señor, la majestad de nuestro Dios. (Is 35, 1-2)». Símbolo de toda ascensión espiritual, el Carmelo lo comprendemos mejor a la luz del progreso de María en la fe y de su capacidad para contemplar el misterio del Dios hecho hombre.

«El Carmelo es la más bella de las montañas de Tierra Santa; a un lado, mira a sus pies todas las montañas de Galilea, y, del otro, ve el mar» (Dietario de un pelegrino a Tierra Santa, Jacint Verdaguer, 1845-1902).

Siglo XII, segunda mitad: Un grupo de ermitaños (cruzados y pelegrinos) se agrupan en la ladera  del monte Carmelo de Palestina en eremitorios (“desierto”). Tomando al profeta Elías como modelo, sus vidas se configuran entre el trabajo manual, la penitencia, la oración y la contemplación. En el lugar denominado la Fuente de Elías construyen una capilla dedicada a Nuestra Señora: se llamaran “Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo” (Carmelitas).

1209: San Alberto de Vercelli les da una regla de vida: «Declaramos que desde los tiempos en que los profetas Elías y Eliseo vivieron devotamente en el Monte Carmelo, los santos Padres a quienes la contemplación de las cosas celestiales condujo a la soledad de esta montaña...”.

1226: El papa Honorio III  confirma tal regla.

1238: A causa de la presión islámica, algunos grupos empiezan a emigrar hacia sus países de origen: Chipre, Sicilia, Provenza e Inglaterra, entre otros.

1247: El papa Inocencio IV ofrece al Capítulo General una nueva regla adaptada: de una vida eremítica comunitaria pasan a una vida cenobítica apostólica (al estilo de las nuevas órdenes religiosas mendicantes: dominicos y franciscanos). Algunos miembros tendrán un papel destacado en los nuevos centros universitarios: Gerardo de Bolonia, John Baconthorp, Guiu Terrena).

Siglo XIII, segunda mitad: Encontramos a mujeres piadosas que viven el espíritu del Carmelo al abrigo de los conventos del Carmen.

1251, Juliol16: Según la tradición, Simón Stock recibe de manos de Nuestra Señora el escapulario. Desde aquel día queda definitivamente fijada la fecha.

«Son dos las verdades del escapulario: la protección continuada de María, en el camino de la vida y en el paso hacia  la plenitud; y la certeza de que la devoción a ella no tiene que limitarse solamente a rezos, homenajes de vez en cuando, sino que debe constituir un hábito: una orientación permanente de la conducta cristiana... Yo lo llevo sobre mi corazón, desde hace mucho tiempo» (Juan Pablo II).

Siglo XIII, segunda mitad: Conventos, comunidades y cofradías del Carmen en Perpiñán (1265), Lérida (1278), Barcelona (1292), Peralada-Gerona (1293), Palma de Mallorca (1294).

1291: Con el fracaso de les cruzadas tienen que abandonar definitivamente Palestina, pero la orden se ha extendido ya por Europa.

1380: Los carmelitas instituyen la fiesta de NS del Carmen, que  celebran el 16 de Julio, adquiriendo cada vez mayor arraigo entre el pueblo, hasta el punto de dar origen a una serie de fiestas populares.

1452: El papa Nicolás V, amb la bula “Cum nulla” al general de la orden da vida oficial a las monjas carmelitas y a la Tercera Orden.

1545-1563: Concilio de Trento: reforma general de la Iglesia.

1562, Agosto 24: Santa Teresa de Jesús (1515-1582) inaugura el primer Carmelo: el “Convento de San José de Ávila”,  iniciando la reforma de las Carmelitas Descalzas.

1568, Noviembre 28: San Juan de la Cruz, con otros  dos frailes, empieza la
primera comunidad de Carmelitas Descalzos en Duruelo.

Santa Teresa de Jesús quiere que NS del Carmen sea la protectora de todas  sus comunidades: «El Señor me dijo: Esfuérzate, pues ya ves cómo te ayudo. Aún verás muy avanzada la Orden de la Nuestra Señora» (Cuentas de conciencia, 2,7).

1563, Diciembre: Santa Teresa escribe las “Constituciones” y en Medina toman  hábitos los primeros carmelitas descalzos, uno de los cuales Juan de la Cruz: “Frailes descalzos de la Santísima Virgen de Monte Carmelo”. La antigua raíz: “carmelitas de la antigua observancia” o “calzados”.

1613, Enero 20: El papa Pío V, con la “Bula Sabatina” reconoce la fiesta del Carmen como “la más insigne y principal de la orden”.

Siglo XVII, finales: En la costa catalana, Nuestra Señora del Carmen -celebrada como “Flor del Carmelo” y “Estrella del Mar”- empieza a ser la patrona de los marineros y pescadores (substituyendo a San Elmo), gracias al almirante mallorquín Antoni Barceló Pont de la Terra (1717-1797) quien, al promover la festividad entre  sus marineros. Una tradición de esa época hablaba de cómo el escapulario carmelitano había salvado a un navío inglés que andaba a la deriva en medio de un terrible huracán.

“Si la sigues, no te desviarás; si  a ella recurres, no  desesperarás; si la recuerdas, no caerás en el error” (San Bernardo de Claraval, 1090-1153)

“A María también se le llama Estrella del Mar, pues del mismo modo que los navegantes se guían per la estrella para alcanzar el puerto, así, por medio de María es dirigen los cristianos hacia la gloria” (Santo Tomás de Aquino, 1225-1274).

“Santa María, Madre de Dios, Madre nuestra, enséñanos a creer, esperar y amar contigo. Indícanos el camino hacia el Reino de Jesús. Estrella del mar, brilla sobre nosotros  guíanos en  nuestro camino” (Papa Benedicto XVI, Spes Salvi 50).

Procesiones: Son numerosas las localidades que  celebren fiestas para pedirle protección ante los peligros de la mar. La mayor parte celebran vistosas procesiones que empiezan en tierra firme y que luego se convierten en marítimas, con la imagen de Nuestra Señora del Carmen colocada en un barco engalanado y acompañado por una comitiva formada por todo tipo de embarcaciones.

“María es el mejor camino para llegar hasta Dios, siguiendo el impulso de la suave brisa que hace avanzar a la barca... Que Nuestra Señora del Carmen nos acompañe siempre. Que ella sea la estrella que nos guíe, aquella que nunca desaparezca de nuestro horizonte. La que nos conduzca hacia Dios, el puerto seguro” (Juan Pablo II, Encuentro con los hombres de la mar en la Plaza del Obradoiro, 9 de Noviembre 1982).

A parte de los marineros, la Virgen del Carmen era patrona de los serenos de Barcelona y también, dice la tradición, que en su día, las doncellas le rezaban para encontrar marido pronto diciéndole: "Virgen  del Carmen, dame un buen marido, sea pobre, sea rico, pero que venga enseguida". 

1726: El Papa Benedicto XIII extiende la devoción a toda la Iglesia.

«Los Carmelitas han difundido al pueblo cristiano la devoción a la Bienaventurada Virgen de Monte Carmelo, designándola como modelo de oración, de contemplación y de dedicación a Dios. María, en efecto, fue la primera y de una manera insuperable, que creyó y  experimentó que Jesús, Verbo encarnado, es la cresta, la cumbre del encuentro del hombre con Dios. Acogiendo plenamente la Palabra, «alcanzó felizmente  la santa montaña» (Oración de la colecta de la Memoria), y vive para siempre, en alma y cuerpo, con el Señor. A la Reina de Monte Carmelo deseo hoy confiar a todas las comunidades de vida contemplativa diseminadas por el mundo [...]. Que María ayude a cada cristiano a encontrar a Dios en el silencio de la plegaria» (Papa Benedicto XVI).

En la actualidad: La Orden se extiende por Europa, por toda América, India, Australia, Indonesia,  Filipinas y África.

Oh Virgen del Carmelo!

A tu vera he encontrado la paz del corazón;

en esta tierra solo a Jesús deseo,

solo Jesús es mi ilusión.

Si a veces me ofusca la tristeza,

o me asedia algún temor,

siempre, apoyándome en mi torpeza,

dame, Madre, tu dulce protección.

Santa Teresa del Niño Jesús (1873-1897)

San Antonio Mª Claret y la devoción a NS del Carmen:

1831: Al comenzar los estudios en el seminario de Vic: «En la ciudad de Vic fui alistado en la Cofradía del Rosario y en la Cofradía del Carmen».

1849, Julio 16: Fundación de la Congregación de Hijos de la Bienaventurada Virgen María (Claretianos), en el Seminario de Vic: «El día 16 de Julio de 1849 , hallándonos ya reunidos, con  aprobación del Il. Sr. Obispo y del Sr. Rector,  empezamos en el Seminario los santos ejercicios espirituales nos­otros solos, con todo rigor y fervor, y, como cabalmente en este día 16 es la fiesta de la Santa Cruz y de la Virgen del Carmen, por tema de la primera plática puse aquellas palabras del salmo 22: Virga tua et baculus tuus ipsa me consolata sunt (v. 4). Aludiendo a la devoción y confianza que hemos de tener a la Santa Cruz y a María Santí­sima; aplicando además todo el salmo a nuestro objeto. De aquellos ejercicios todos salimos muy fervorosos, resueltos y determinados a perseverar y, gracias sean dadas a Dios y a María Santísima, todos han perseverado muy bien [Esteve Sala, Josep Xifré, Domènec Fàbregas, Manuel Vilaró, Jaume Clotet]. Dos han muerto y se hallan actualmente en la gloria del cielo gozando de Dios y del premio de  sus trabajos apostólicos y rogando por sus hermanos» (Autobiografía 490).

1857-1868: Confesión de la reina Isabel II a la Corte de Madrid: «Por la mañana, a las tres, antes de la oración mental, rezo el santísimo trisagio; a las doce, antes de comer, después del examen, hago el Vía Crucis breve, y por la noche rezo las tres partes del Rosario, los siete Padrenuestros y Avemarías al Carmen y otros tantos a los Dolores, el diez del Rosario y la Coronilla» (Autobiografía 765).

1864, Noviembre: Una pecadora convertida que había sido devota de NS del Carmen: «Una mujer de 64 años se vino a confesar conmigo, que en toda su vida no se había confesado más que dos veces. La primera vez que se confesó tenía diez años, y la segunda 20, en que se casó. A los tres años de casada se marchó de su marido; desde muy niña siempre fue muy mala, pero después de casada fue peor, fue escandalosísima; estuvo en diferentes reinos, y en todas partes fue malísima. Finalmente volvió a Madrid, su patria, y le vinieron ganas de confesarse, pues ya había 44 años que no se había confesado, y las dos únicas veces que antes se había confesado no lo había hecho bien. Yo, al oir su larga y malísima vida y al verla tan compungida y deseosa de emprender una vida penitente, le pregunté si había tenido alguna devoción. Y me contestó que, no obstante su mala vida, cada día había rezado siete Padrenuestros y siete Avemarías a la Santísima Virgen del Carmen, que desde muy pequeña había oído decir que era cosa buena rezarle. En el mes de Noviembre de 1864 se confesó, y siempre más siguió muy bien, y no dudo que conseguirá la gloria.» (Autobiografía 828).

recuerda

Guías de viaje
Guías de viaje

Prepara las vacaciones

novedades