Horario:
de 10 a 14 y de 16 a 20

 

 

 

cerrar

sábado 31 de octubre

Semana XXX del tiempo ordinario

Día Mundial del Ahorro

San Alfonso Rodríguez

Hermano portero jesuita en Mallorca, abrirá las puertas del apostolado entre los negros a Pedro Claver (1533-1617).

Nuestra Señora de las Mercedes

Descárgate el documento

24 de Septiembre: NUESTRA SEÑORA, LA VIRGEN DE LAS MERCEDES

Solemnidad en la ciudad de Barcelona

Colecta de la misa

Dios de misericordia, fortalece nuestra débil condición y, al recordar en este día a la Madre de tu Hijo, concédenos por su intercesión vernos libres de todas nuestras culpas.

O bien:

Te rogamos, Señor, que venga en nuestra ayuda la intercesión poderosa de la Virgen María, para que podamos vernos libres de todo peligro y podamos vivir en tu paz.

Papa Francisco: “La libertad es un don para que sepamos elegir bien en la vida. María, como buena madre, nos enseña”.

"Nuestra Señora de las Mercedes, o Virgen de la Merced, y su mensaje son una de las glorias religiosas más insignes del mundo entero. Y ni que decir tiene que, para Barcelona y Cataluña, la Virgen de la Merced informa toda su vida y talante" (P. Miquel d'Esplugues).

"Los redentores de cautivos fueron unos corredores de hombres impelidos por la caridad: compraban esclavos para hacerlos libres, obraban una noble transacción entre islamismo y cristianismo, éste daba el dinero y aquél los hombres; y esta institución piadosa es el complemento de las instituciones mercantiles catalanas. Los barrios de mercaderes establecidos en las naciones más remotas, las naves que se dirigían a los puertos más apartados, además de las cotidianas relaciones de vecindad con los infieles, daban la ocasión para que muchos cristianos cayesen cautivos en poder de los sarracenos, razón por la cual la fe y la caridad cristianas que informaban a nuestras gentes, laboriosas y audaces, tenían que producir, bajo el potente influjo sobrenatural de San Ramón de Penyafort, la admirable expansión de la Orden de la Merced, símbolo de un pueblo mercantil y creyente, de espíritu práctico y misericordioso" (Torras i Bages, La Tradició Catalana, libro II, I, I).

“Veo por todas partes verdades cautivas, ¿qué Orden de la Merced se levantará para redimirlas?” (Jacques Maritain).

NOTAS HISTÓRICAS

Último tercio del siglo XII - 1245, Mayo 6: San Pedro Nolasco, nacido en Barcelona (o tal vez en Aquitania), es un comerciante que resulta impresionado por la situación de los esclavos cristianos en tierra del Islam y decidirá dedicar sus bienes y su vida a rescatarles.

1218, Agosto 10: En la catedral de Barcelona, San Pedro Nolasco con el apoyo del rey Jaime I y del obispo de Barcelona, Berenguer de Palou, Berenguer de Palou fundan la Orden de la Merced. El rey le concede el privilegio de poder usar su escudo real y el obispo le condecora con la cruz blanca de la catedral. La finalidad: redención de los cristianos cautivos en tierra del Islam. Los religiosos añaden un cuarto voto: quedarse como rehenes en lugar de los cautivos, hasta entregar la propia vida si fuere necesario.

Contexto

Vivían en Barcelona  unos 40.000 habitantes que no cabían ni por asomo en el recinto que los romanos de la antigua Barcino habían amurallado en el siglo III sobre el monte Táber. Habían surgido algunos arrabales o villas nuevas alrededor de la muralla.

Barcelona busca su crecimiento y prosperidad en la gran vía del mar. Al mismo tiempo, la vida laboriosa y relativamente pacífica de los barceloneses se ve turbada por un problema religioso y social: el cautiverio de muchos hombres, mujeres, padres e hijos, en manos de los sarracenos. Los corsarios por mar y por la costa, los guerreros por tierra, cogen a quienes pueden para llevarlos a vender como esclavos en la costa africana, o bien, en el mejor de los casos, les retienen en prisión, a la espera de obtener por ellos un ventajoso rescate.

1218-1317: Primeros conventos en Cataluña: Barcelona, Gerona, Vic, Tortosa, la Guàrdia dels Prats (Conca de Barberà), Tarragona y Lérida; en Aragón: Zarragoza, Sarrión, Calatayud; en Mallorca, Perpiñán y Provenza; y en Valencia: el Puig de Santa Maria, Arquines, Xàtiva.

1232-1234: Gracias a la cooperación de un ferviente devoto, Ramon de Plegamans, se construye cerca del mar un nuevo hospital, denominado de Santa Eulalia.

1235: Aprobación de la orden por el Papa Gregorio IX (en 1245 la ratificará Inocencio IV). Los mercedarios edifican residencia propia cerca del mar en la pequeña villa nueva dels Còdols, que por aquel entonces se estaba formando.

1249: Se empieza a edificar la iglesia pública, de estilo gótico, que ocupa exactamente el lugar de la actual, si bien era de menor dimensión, y se dedica a la Virgen bajo la advocación de la Misericordia o de la Merced de Cautivos. Es en ese tiempo que empieza propiamente el culto oficial a la que es hoy patrona de Barcelona.

1272: Primeras Constituciones de los mercedarios redactadas en catalán por Pere d’Amer.

Siglo XIV, segunda mitad: Atribuida al orfebre y escultor Pere Moragues (la tradición querría que hubiese sido el mismo Pedro Nolasco que tuvo su visión en aquella noche de 1218), encontramos la talla gótica de la imagen de Nuestra Señora que preside la Basílica de la Merced. Se trata de una talla gótica en madera de 140 cm de altura, dorada en su momento, con la Virgen sentada en una cátedra monumental; escotada según la moda de aquella época, y con el cabello recogido atrás. El Buen Jesús está sentado sobre la rodilla izquierda de su Madre.

Siglo XIV, segunda mitad: Una galera catalana lleva el nombre de Santa Maria de la Mercè. El culto a la Nuestra Señora de la Merced se extiende rápidamente hasta donde alcanza la influencia de los reyes de Aragón.

Siglo XV: El cronista mercedario P. Garver en el Speculum fratrum (posteriormente pasaría al Breviario Romano) registra la tradición del VirgenDescendimiento de los fundadores de la Orden: tenía que quedar claro que tanto la Orden como la advocación de la Merced era “querida” per Nuestra Señora. La narración sitúa la fecha en la madrugada del 2 de Agosto de 1218. Mientras Pedro Nolasco está reflexionando para dejar las obras de caridad y retirarse para una vida solitaria, se le aparece la Virgen María, vestida de blanco y rodeada de ángeles, para encargar-le la fundación de una nueva orden que se ocupe primordialmente de practicar la caridad para con los cautivos y sacarles de la esclavitud. El santo consulta el proyecto con su confesor San Ramón de Penyafort, por aquel entonces canónigo de Barcelona, y con el rey Jaime I, quienes, maravillados, declaran que también ellos han recibido el mismo encargo; y de común acuerdo con el obispo de Barcelona, Berenguer de Palou, comienzan las diligencias. Ocho días después, en  la Catedral, visten el hábito mercedario Pedro Nolasco y los primeros caballeros.

Siglo XV: En los primeros viajes de misioneros para América llevan también allí la devoción mercedaria. Por eso no tiene nada de extraño que algunos estados y muchas ciudades americanas la tengan como patrona e incluso que algunas -en la República Argentina, en Uruguay y en otros lugares- tengan por nombre ‘Mercedes’.

Siglo XVI: Gozos dedicados.

1680: La venerada imagen es trasladada procesionalmente fuera de las murallas con motivo de una persistente sequía que marchitaba los huertos de los alrededores. El Padre Ribera, cronista y testigo del acto, relata como la jornada acaba con abundante lluvia.

1687: Una invasión de langostas deja en desoladora pobreza el país y amenaza el Pla de Barcelona. Ante el peligro inminente los Consejeros eligen solemnemente a Nuestra Señora de las Mercedes Patrona y Protectora de la ciudad. El mencionado peligro remitió, y las ocho mil libras que la Ciudad había reunido para combatir la plaga son destinadas fielmente para honrar a la Virgen.

1696: El Papa Inocencio XIII extiende su culto en toda la Iglesia.

1765: Inicio de la edificación del actual templo, gracias a la generosidad de los innumerables devotos de la Merced. La gran concurrencia de devotos hace que los Mercedarios decidan demoler el antiguo templo gótico del siglo XIII para edificar otro más espacioso, que es el actual.

1775, Septiembre 10: Se inaugura el nuevo templo. Durante las grandes tribulaciones que en el curso de los siglos sufre Barcelona: enfermedades, sequías, guerras, etc., la Ciudad, representada por sus Consejeros, acude a Nuestra Señora en busca de auxilio, intensificándose de este modo la devoción a la Virgen de la Merced.

1868, Marzo 30: Con un breve pontificio, Nuestra Señora de las Mercedes es declarada patrona de la diócesis de Barcelona.

1888: Solemne Coronación Pontificia de Nuestra Señora de las Mercedes. La ceremonia tiene lugar en la Catedral, con asistencia de la  Infanta Isabel y de muchos prelados y nobles.

1918: VII Centenario del Descendimiento de Nuestra Señora de las Mercedes. Vienen romerías de todas partes de Cataluña y de Mallorca, y representaciones y prelados de muchas ciudades españolas. Cuando en la plaza de Cataluña el obispo Reig, ante los setenta mil fieles y espectadores que se habían congregado, ofrece a la Virgen el cetro de la Ciudad, la Infanta Isabel dice al Gobernador: “Algo así solamente puede hacerse en Barcelona”. Con motivo de este VII Centenario, el Papa Benedicto XV concedió a la iglesia de la Merced el título de Basílica.

1936: Durante la revuelta incivil, el templo queda afectado, pero la imagen se salva providencialmente. Pronto empezará su restauración.

2006: Nuestra Señora de las Mercedes, patrona de la nueva Provincia Eclesiástica de Barcelona (arzobispado de Barcelona y obispados de Sant Feliu de Llobregat y Terrassa).

Nuestra Señora de las Mercedes, o Virgen de la Merced, en el curso de los últimos siete siglos no solo ha ejercido su intensa acción maternal sobre Barcelona, sino que ha irradiado el nombre y las glorias de la Ciudad en todo el mundo, particularmente en América, donde en numerosas ciudades e incluso naciones, es venerada y ha sido proclamada Patrona.

recuerda

Recomendaciones de catequesis
Recomendaciones de catequesis

Consulta nuestras recomendaciones

novedades