660 671 515
   Rep el Butlletí clicant aquí

 

tancar

divendres 20 de setembre

Setmana XXIV durant l'any

St. Andreu Kim i St. Pau Chong i companys

 

Memòria obligatòria

Tres cruentes persecucions (1839, 1846 i 1866) van originar 103 màrtirs a Corea. Destaquen el primer prevere, Andreu Kim, i Pau, catequista laic que durant vint anys guià la comunitat: “Us ho prego: no negligiu l’amor fratern, ajudeu-vos els uns als altres i persevereu fins que el Senyor es compadeixi de nosaltres i allunyi la tribulació. Aquí, a la presó, som una vintena. Si algú és sacrificat, us prego que no abandoneu la seva família” (Última exhortació d’Andreu).

Oració col·lecta

Oh Déu, creador i salvador de tots els homes, que d’una manera admirable vau cridar el poble de Corea a la fe catòlica perquè fos possessió vostra personal, i el vau fer créixer amb la mort gloriosa dels màrtirs Andreu, Pau i els seus companys; concediu-nos, per la seva intercessió i el seu exemple, que també nosaltres perseverem fins a la mort en la fidelitat a la vostra paraula.

Pots consultar les lectures d'avui a lectures.missa.app.

LA CULTURA DEL DESEO Y LA SEDUCCION DE DIOS

sinopsi

El universo de la publicidad nos propone una verdadera cultura del deseo, porque no sólo publicita unos productos, sino que vende un mundo de valores y actitudes vitales y organiza de una determinada manera nuestras formas de desear y el modo en que podemos llegar a satisfacer nuestros deseos. Pero el deseo nunca se acaba, ni siquiera con la posesión de lo deseado, porque el deseo de cosas siempre orienta hacia el deseo de personas. Por eso podemos dejarnos iniciar en una cultura del corazón que dé cauce a los deseos, reconociéndolos dignos. La idolatría del deseo es la perversión de éste y es fruto del mal: el deseo no se puede convertir en un tirano que esclavice, revelándonos una grieta en lo más profundo de nuestro ser.
Creemos que existe una lectura cristiana de la dinámica de los deseos: pasar, de la compulsión de los mismos, a la integración en un Deseo mayor. Y creemos también que el cristianismo no es un camino de negación del deseo, sino una verdadera oferta de salvación y rehabilitación del deseo. Dios mismo nos hace desear y reorientar y acoge los deseos del corazón. La ascesis cristiana nos enseña a identificarnos con la dinámica de nuestros deseos, pero desde la libertad frente a los objetos mismos de nuestro desear. Únicamente en el éxodo del deseo, del eros al ágape, se puede disfrutar el verdadero dinamismo liberador del deseo. Jesús es el Seductor del corazón humano que nos atrae y nos hace más ricos de nosotros mismos y capaces de aspirar a la plenitud desde la confianza en la fuerza humana del desear.

fitxa tècnica

títol
LA CULTURA DEL DESEO Y LA SEDUCCION DE DIOS
isbn 842931110
data de publicació 01/12/1993
editorial Sal Terrae
col·lecció FORA DE COL.LECCIÓ
número d'edicions 1
dades del llibre 32 pàg.
enquadernació [Vacío]
idioma Español / Castellano


1,71 €
1,80 €
(Estalviï's 5% de dte. per la web)

-Pot rebre-ho demà*

*Si està disponible.
*Comandes peninsulars abans de 18:00h.

Enviament gratuït*
*Comandes +50€

-O pot recollir-lo a la botiga.

sinopsis
fitxa tècnica

El universo de la publicidad nos propone una verdadera cultura del deseo, porque no sólo publicita unos productos, sino que vende un mundo de valores y actitudes vitales y organiza de una determinada manera nuestras formas de desear y el modo en que podemos llegar a satisfacer nuestros deseos. Pero el deseo nunca se acaba, ni siquiera con la posesión de lo deseado, porque el deseo de cosas siempre orienta hacia el deseo de personas. Por eso podemos dejarnos iniciar en una cultura del corazón que dé cauce a los deseos, reconociéndolos dignos. La idolatría del deseo es la perversión de éste y es fruto del mal: el deseo no se puede convertir en un tirano que esclavice, revelándonos una grieta en lo más profundo de nuestro ser.
Creemos que existe una lectura cristiana de la dinámica de los deseos: pasar, de la compulsión de los mismos, a la integración en un Deseo mayor. Y creemos también que el cristianismo no es un camino de negación del deseo, sino una verdadera oferta de salvación y rehabilitación del deseo. Dios mismo nos hace desear y reorientar y acoge los deseos del corazón. La ascesis cristiana nos enseña a identificarnos con la dinámica de nuestros deseos, pero desde la libertad frente a los objetos mismos de nuestro desear. Únicamente en el éxodo del deseo, del eros al ágape, se puede disfrutar el verdadero dinamismo liberador del deseo. Jesús es el Seductor del corazón humano que nos atrae y nos hace más ricos de nosotros mismos y capaces de aspirar a la plenitud desde la confianza en la fuerza humana del desear.

títol
LA CULTURA DEL DESEO Y LA SEDUCCION DE DIOS

isbn 842931110
data de publicació 01/12/1993
editorial Sal Terrae
col·lecció FORA DE COL.LECCIÓ
número d'edicions 1
dades del llibre 32 pàg.
enquadernació [Vacío]
idioma Español / Castellano
compartir llibre

més llibres de l'autor

els més venuts