660 671 515

Rep el Butlletí clicant aquí

tancar

dilluns 21 de gener

Setmana II durant l'any

Sants Fructuós, bisbe i màrtir, i Auguri i Eulogi, diaques i màrtirs

 

Festa

El bisbe Fructuós de Tarragona i els seus diaques Auguri i Eulogi moriren cremats a l’amfiteatre de la seva ciutat, ben conscients que ‘tenien a la seva memòria l’Església Catòlica, estesa de l’orient a l’occident’, paraules que han entrat dins la Pregària Eucarística de la missa. Totes les diòcesis del Principat de Catalunya en celebrem la  festa.

Oració col·lecta

Senyor, Vós que concedíreu al bisbe Sant Fructuós de donar la vida per l’Església, estesa des d’orient fins a occident, i volguéreu que els seus diaques Sant Auguri i Sant Eulogi l’acompanyessin, plens d’alegria, en el martiri; feu que la vostra Església visqui sempre alegre en l’esperança i es doni sense defallir per al bé de tots els pobles.

LA CULTURA DEL DESEO Y LA SEDUCCION DE DIOS-QUINZA LLEO, XAVIER-842931110

LA CULTURA DEL DESEO Y LA SEDUCCION DE DIOS

sinopsi

El universo de la publicidad nos propone una verdadera cultura del deseo, porque no sólo publicita unos productos, sino que vende un mundo de valores y actitudes vitales y organiza de una determinada manera nuestras formas de desear y el modo en que podemos llegar a satisfacer nuestros deseos. Pero el deseo nunca se acaba, ni siquiera con la posesión de lo deseado, porque el deseo de cosas siempre orienta hacia el deseo de personas. Por eso podemos dejarnos iniciar en una cultura del corazón que dé cauce a los deseos, reconociéndolos dignos. La idolatría del deseo es la perversión de éste y es fruto del mal: el deseo no se puede convertir en un tirano que esclavice, revelándonos una grieta en lo más profundo de nuestro ser.
Creemos que existe una lectura cristiana de la dinámica de los deseos: pasar, de la compulsión de los mismos, a la integración en un Deseo mayor. Y creemos también que el cristianismo no es un camino de negación del deseo, sino una verdadera oferta de salvación y rehabilitación del deseo. Dios mismo nos hace desear y reorientar y acoge los deseos del corazón. La ascesis cristiana nos enseña a identificarnos con la dinámica de nuestros deseos, pero desde la libertad frente a los objetos mismos de nuestro desear. Únicamente en el éxodo del deseo, del eros al ágape, se puede disfrutar el verdadero dinamismo liberador del deseo. Jesús es el Seductor del corazón humano que nos atrae y nos hace más ricos de nosotros mismos y capaces de aspirar a la plenitud desde la confianza en la fuerza humana del desear.

fitxa tècnica

títol
LA CULTURA DEL DESEO Y LA SEDUCCION DE DIOS
isbn 842931110
data de publicació 01/12/1993
editorial Sal Terrae
col·lecció FORA DE COL.LECCIÓ
número d'edicions 1
dades del llibre 32 pàg.
enquadernació [Vacío]
idioma Español / Castellano


1,71 €
1,80 €
(Estalviï's 5% de dte. per la web)

-Pot rebre-ho demà*

*Si està disponible.
*Comandes peninsulars abans de 18:00h.

Enviament gratuït*
*Comandes +50€

-O pot recollir-lo a la botiga.

sinopsis
fitxa tècnica

El universo de la publicidad nos propone una verdadera cultura del deseo, porque no sólo publicita unos productos, sino que vende un mundo de valores y actitudes vitales y organiza de una determinada manera nuestras formas de desear y el modo en que podemos llegar a satisfacer nuestros deseos. Pero el deseo nunca se acaba, ni siquiera con la posesión de lo deseado, porque el deseo de cosas siempre orienta hacia el deseo de personas. Por eso podemos dejarnos iniciar en una cultura del corazón que dé cauce a los deseos, reconociéndolos dignos. La idolatría del deseo es la perversión de éste y es fruto del mal: el deseo no se puede convertir en un tirano que esclavice, revelándonos una grieta en lo más profundo de nuestro ser.
Creemos que existe una lectura cristiana de la dinámica de los deseos: pasar, de la compulsión de los mismos, a la integración en un Deseo mayor. Y creemos también que el cristianismo no es un camino de negación del deseo, sino una verdadera oferta de salvación y rehabilitación del deseo. Dios mismo nos hace desear y reorientar y acoge los deseos del corazón. La ascesis cristiana nos enseña a identificarnos con la dinámica de nuestros deseos, pero desde la libertad frente a los objetos mismos de nuestro desear. Únicamente en el éxodo del deseo, del eros al ágape, se puede disfrutar el verdadero dinamismo liberador del deseo. Jesús es el Seductor del corazón humano que nos atrae y nos hace más ricos de nosotros mismos y capaces de aspirar a la plenitud desde la confianza en la fuerza humana del desear.

títol
LA CULTURA DEL DESEO Y LA SEDUCCION DE DIOS

isbn 842931110
data de publicació 01/12/1993
editorial Sal Terrae
col·lecció FORA DE COL.LECCIÓ
número d'edicions 1
dades del llibre 32 pàg.
enquadernació [Vacío]
idioma Español / Castellano
compartir llibre

més llibres de l'autor

els més venuts