660 671 515

Recibe el Boletín clicando aquí

cerrar

domingo 16 de diciembre

Semana III de Adviento

Domingo III de Adviento

 

Cada año, el tercer domingo de Adviento nos llama a la alegría. Lo importante es saber dónde está la fuente de la verdadera alegría y beber de ella. La palabra de Dios dice que «el Señor está cerca» (segunda lectura), tan cerca que està en medio de nosotros y nos renueva cada día con su amor (primera lectura). Además, si sabemos agradecer todo lo que recibimos del amor de Dios, siempre tendremos motivos para vivir en la alegría y mantenernos en paz.Ante el testimonio de alguien que vive la fe de modo coherente, muchos se sienten cuestionados y preguntan: «¿Qué hacemos?» Lo preguntan directamente a Jesús (Lc 18,18), a Pedro y a los demás apóstoles el día de Pentecostés (Hch 2,37), lo pregunta Pablo (Hch 22,9). Nosotros, que hemos sido bautizados con el Espíritu Santo, debemos buscar siempre su luz para responder a esta pregunta con la propia vida.
La propuesta de Juan es tan sencilla como comprometida. ¿Somos capaces de compartir lo que no es estrictamente necesario para vivir dignamente?
¿Vamos aprendiendo a hacer del poder un acto de servicio a todos sin aprovecharnos de nadie? Con su radicalidad, el Bautista recuerda que nuestra vida puede ser trigo de buena calidad o paja que se echa al fuego.

Oración colecta

Estás viendo, Señor, cómo tu pueblo espera con fe la fiesta del nacimiento de tu Hijo; concédenos llegar a la Navidad, fiesta de gozo y salvación, y poder celebrarla con alegría desbordante.

actividades

actividades

Volver
23 / 10
enero 01
El coraje de la verdad
lugar: Sala Pere Casaldàliga
compartir

Afegeix l'activitat al teu calendari 

Hijos de la Sagrada Familia - Presentació del llibre El coraje de la verdad de Josep Mª Blanquet.

Hi intervindran Mª Dolors GajaJosé Manuel Almuzara, arquitecte i Josep Mª Blanquet, autor de l'obra. Conclourà l'acte, P. Lluís Picazo, Superior General.

 

EL CORAJE DE LA VERDAD

Se trata de una biografía testimonial porque está estructurada de acuerdo a los numerosísimos testimonios que recogió el beato Oromí antes de sufrir el martirio. Él, ayudado por otros religiosos y personas seglares, se impuso el deber filial de recorrer toda la geografía manyanetiana a fin de recoger y poner fuera de peligro los recuerdos y objectos relacionados con la vida y misión apostólica del santo. El P. Oromí había conocido al fundador y había sido secretario general del Instituto durante muchos años y conocía muy bien todos los documentos y cartas que el fundador había enviado o recibido y dejando debidamente clasificados en el archivo.

 

Afegeix l'activitat al teu calendari 

 

 

historial de actividades

novedades