660 671 515
   Recibe el Boletín clicando aquí

 

cerrar

domingo 25 de agosto

Semana XXI del tiempo ordinario

San Luis de Francia

Su madre, Blanca de Castilla, hizo de él un buen rey de Francia (1214-1270).

Puedes consultar las lecturas de hoy en lecturas.misa.app.

destacados

Volver
Recomendaciones de verano

Los libros que has de leer este verano.

 

EL MAR

Max Morden vuelve al pueblo costero donde de niño pasaba sus vacaciones. Allí conoció a los Grace, una familia acomodada. Allí, un verano, descubrió el poder transfigurador del amor, y también la tragedia. Mientras huye de la pena por la muerte de su esposa, se sumerge en ese pasado que late en su interior «como un segundo corazón».
El mar es un estudio de la felicidad según pasan los años, y la novela más conocida de John Banville, Premio Príncipe de Asturias de las Letras; la que le ha hecho merecer el prestigioso Premio Man Booker y las reseñas más entusiastas, aunque el elogio preferido del autor es el de una dependienta de una tienda londinense, quien al mirar la tarjeta de crédito de su esposa exclamó: «Dígale al señor Banville que El mar es el libro más hermoso que he leído nunca».

 

TELEFÓNICA

El edificio de la Telefónica, en la Gran Vía madrileña, es el primer rascacielos español. La aviación alemana trata diariamente de bombardearlo para cortar las comunicaciones de la República. Allí entra a trabajar un buen día la voluntaria alemana Anita Adam, rolliza, pequeña y muy independiente. Su forma de ser choca con el machismo de los españoles y con el rol secundario que se otorgaba a las mujeres. En aquel gigantesco edificio, que tiembla bajo las bombas de los junkers y los obuses del quince y medio, Anita permanecerá inmutable, trabajando a la tenue luz de la lamparilla de su escritorio. Ilsa Barea narra una historia polifónica basada en su propia vivencia en el Madrid sitiado. El texto, escrito hace ocho décadas, es uno de los últimos testimonios de la Guerra Civil.

 

LARGO PÉTALO DE MAR

La fascinante nueva novela de Isabel Allende. En plena Guerra Civil española, el joven médico Víctor Dalmau, junto a su amiga pianista Roser Bruguera, se ven obligados a abandonar Barcelona, exiliarse y cruzar los Pirineos rumbo a Francia. A bordo del Winnipeg, un navío fletado por el poeta Pablo Neruda que llevó a más de dos mil españoles rumbo a Valparaíso, embarcarán en busca de la paz y la libertad que no tuvieron en su país. Recibidos como héroes en Chile -ese «largo pétalo de mar y nieve», en palabras del poeta chileno-, se integrarán en la vida social del país durante varias décadas hasta el golpe de Estado que derrocó al doctor Salvador Allende, amigo de Victor por su común afición al ajedrez. Víctor y Roser se encontrarán nuevamente desarraigados, pero como dice la autora: «si uno vive lo suficiente, todos los círculos se cierran». Un viaje a través de la historia del siglo XX de la mano de unos personajes inolvidables que descubrirán que en una sola vida caben muchas vidas y que, a veces, lo difícil no es huir sino volver.

 

ILUMINADA

Por supuesto. Iluminada es un buen ejemplo. Pocas memorias (con el ritmo de una gran novela) están a la altura de estas páginas. La joven que pasó su dura infancia en Texas, en el seno de una familia mucho más que «peculiar», vive durante su primera madurez un infierno del que quizá sólo puedan salvarla, además de la literatura y la fe, la ayuda de otros que pasaron antes por lo mismo que ella; sin olvidar el amor por su hijo, algo que la inunda al mismo tiempo que la confunde, como a tantísimas madres. Iluminada está escrito con la implacable honestidad de Mary Karr, que se analiza a sí misma sin escrúpulos y con un humor irreverente.

 

YO TENÍA UNA ISLA

Dos hermanas nacidas en una isla con menos de mil habitantes, una madre combativa y un padre hedonista, una abuela partisana, un muchacho asilvestrado. Teresa, la hija menor, intentará huir para encontrar su sitio en el mundo, pero inevitablemente tendrá que ajustar cuentas con la isla, como también con el distanciamiento de su fascinante hermana, con las vicisitudes políticas que la obsesionan o con la nostalgia del largo verano que ha sido su infancia. Un relato de cuatro décadas que tiene como centro geográfico, político y sentimental la isla del Giglio. Un lugar paradisíaco y alejado que, sin embargo, se convierte en punto de partida y de llegada de acontecimientos que marcan una historia familiar y, a la vez, la historia de un país. A medio camino entre novela de formación, saga familiar y parábola de los últimos años de Italia, la novela de Lorenza Pieri es un libro intenso y luminoso en el que la lengua tiene la fuerza magnética de la naturaleza salvaje y del mar en que se inspira.

 

NO CERRAMOS EN AGOSTO

Jordi Viassolo consigue un trabajo de becario –temporal y mal pagado– en una agencia de detectives de Barcelona. La misión que le encargan es simple: mantener el despacho abierto durante el verano sin meterse en líos. Todo cambia cuando aparece un cliente desesperado asegurando que su mujer ha desaparecido. Se trata de una investigación aparentemente sencilla, perfecta para que el tímido e inexperto Viassolo comience a foguearse en la calle. Sin embargo, el caso se complica y el aprendiz de detective deberá alejarse de la burbuja en la que ha vivido como estudiante y empezar a poner en práctica lo que hasta ahora solo conocía de oídas.
Eduard Palomares recoge el legado del género negro barcelonés para darle una sacudida y adaptarlo a la realidad del siglo xxi: contratos basura, alquileres por las nubes, turismo masivo. El autor convierte así el crimen en una excusa para retratar con lenguaje fresco y directo una Barcelona que evoluciona a un ritmo vertiginoso, la mayor parte de las veces a pesar de sus vecinos. Una novela que es negra, pero también luminosa.
«Una nueva voz de la novela negra barcelonesa. Palomares parte de la mirada de su joven detective protagonista para retratar la Barcelona actual, marcada por la presión inmobiliaria y el turismo de masas. Mientras, sus vecinos, más allá del espejismo de las redes sociales, viven atrapados entre las obligaciones laborales y familiares.» Domingo Villar