660 671 515
   Recibe el Boletín clicando aquí

 

cerrar

viernes 10 de abril

Triduo pascual

Viernes Santo

 

Antes de la Liturgia de la Palabra: Llegado a la sede, el celebrante, después de haberse postrado o arrodillado delante del altar, dice “Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas; santifica a tus hijos y protégelos siempre, pues Jesucristo, tu Hijo, en favor nuestro instituyó por medio de su sangre el misterio pascual. Por Jesucristo nuestro Señor”.

San Antonio María Claret (1807-1870)

Oh Jesús de mi vida! Conozco, se y me consta que las penas, dolores y trabajos son la divisa del apostolado; con vuestra gracia las abrazo, me las visto y digo que ayudándome Vos, Señor, y Padre mío, estoy pronto a beber ese cáliz de penas interiores, y estoy resuelto a recibir ese bautismo de penas exteriores, y digo: lejos de mí de gloriarme en otra cosa que en la cruz, en que Vos estáis clavado por mí, y yo también lo quiero estar por Vos. Así sea”. (Autobiografía 427).

“Capítulo XXIX: De las virtudes de Jesús que me propuse imitar: Comida.- Pan y agua en todos los treinta años de su vida oculta. En el desierto, a lo último de los cuarenta días de riguroso ayuno, los ángeles le trajeron pan y agua, como a Elías. Los demás años de su vida pública, comía lo que le daban y se conformaba. La comida que tomaba con los Apóstoles ara pan de cebada y peces asados, y aún de esto no tenían siempre, pues que tenían que coger espigas para matar el hambre, y aun de esto fueron criticados. En la cruz dice que tiene sed y no le dan de beber más que hiel y vinagre para más tormento”. (Autobiografía 430).

“[Después del atentado de Holguín del 1 de febrero de 1856, en el cual fue herido en la cara]. Hecha la primera cura, con una parihuela me llevaron a la casa de mi posada. No puedo explicar el placer, el gozo y la alegría que sentía mi alma al ver que había logrado lo que tanto deseaba, que era derramar la sangre por amor de Jesús y de María, y poder sellar con la sangre de mis venas las verdades evangélicas. Hacía subir de punto mi contento el pensar que esto era como una muestra de lo que con el tiempo lograría, que sería derramarla toda y consumar el sacrificio. Me parecía que estas heridas eran como la circuncisión de Jesús y que después, con el tiempo, tendría   la dichosa e incomparable suerte de morir en la cruz de un patíbulo, de un puñal asesino, o de otra cosa así." (Autobiografía 577).

Papa Francisco

"El Viernes Santo es el momento culminante del amor. La muerte de Jesús, que sobre la cruz se abandona al Padre para ofrecer la salvación a todo el mundo, expresa el amor entregado hasta el final, sin fin. Un amor que quiere abrazarnos a todos sin excluir a nadie.  Un amor que se extiende en todo tiempo y en todo lugar: una fuente inagotable de salvación de la cual cada uno de nosotros, pecadores, puede beber. Si Dios nos ha mostrado su amor supremo en la muerte de Jesús, entonces también nosotros regenerados por el Espíritu Santo, podemos y hemos de amarnos los unos a los otros, regenerados por el Espíritu Santo, podemos y hemos de amarnos los unos a los otros”. (Homilía 23.03.2016).

Puedes consultar las lecturas de hoy en lecturas.misa.app.

CASTIGAR A LOS POBRES

sinopsis

El giro punitivo adoptado por las políticas penales en las sociedades avanzadas, no se refieren al simple binomio de "crimen y castigo." Se anuncia la creación de un nuevo gobierno de inseguridad social orientado a modificar los desajustes sociales provocados por la desregularización de la crisis económica y la reconversión del bienestar en un trampolín hacia el empleo precario. Dentro de este aparato liberal-paternalista, la policía y la cárcel han recuperado su misión original: amoldar a las masas, a las poblaciones, y a los territorios rebeldes dentro del orden económico y moral emergentes.

Es en los Estados Unidos donde se ha inventado este nuevo código y política de marginalidad, como consecuencia de la reacción social y racial de los años 60, crisol de la revolución del neoliberal. Es por ello que este libro introduce al lector dentro del sistema penitenciario americano para examinar sus bulímicas entrañas de una estructura carcelaria erigida sobre las ruinas del estado de caridad y de los guetos de la comunidad afroamericana. Demuestra cómo, en la era de trabajo fragmentado, la regulación de las clases bajas combina el ?subsidio laboral' y el ?subsidio carcelario'. Y el porqué la lucha contra el crimen representa a la vez una pantalla donde proyectar la nueva cuestión social; la generalización de la inseguridad laboral y su impacto sobre los emplazamientos vitales en las estrategias de planificación del proletariado urbano.



Destapando dicho material y desarmando los muelles simbólicos de la punitiva concepción unilateral de que la ley y el orden barren por los países del primer y segundo mundo, este libro aporta su singular visión de antropología histórica del estado actual del triunfalismo neoliberalista. Y apunta una alternativa a los pornográficos castigos que conducen a las élites políticas de todo el mundo a emplear el sistema penitenciario como una gran aspiradora cuyo deber es ocuparse de los deshechos de la sociedad de mercado.

ficha técnica

título
CASTIGAR A LOS POBRES
isbn 9788497841559
fecha de publicación 01/03/2010
número de ediciones 1
datos del libro 515 pags
dimensiones 22,50 x 15,00 cm
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano


31,25 €
32,90 €
(Ahorre 5% de dto. por la web)

-Le enviaremos su pedido una vez se haya levantado el estado de alarma y hayamos vuelto a la normalidad*

*Si está disponible.

Envío gratuito: pedidos +50€

-O podrá recogerlo en la tienda.

sinopsis
ficha técnica

El giro punitivo adoptado por las políticas penales en las sociedades avanzadas, no se refieren al simple binomio de "crimen y castigo." Se anuncia la creación de un nuevo gobierno de inseguridad social orientado a modificar los desajustes sociales provocados por la desregularización de la crisis económica y la reconversión del bienestar en un trampolín hacia el empleo precario. Dentro de este aparato liberal-paternalista, la policía y la cárcel han recuperado su misión original: amoldar a las masas, a las poblaciones, y a los territorios rebeldes dentro del orden económico y moral emergentes.

Es en los Estados Unidos donde se ha inventado este nuevo código y política de marginalidad, como consecuencia de la reacción social y racial de los años 60, crisol de la revolución del neoliberal. Es por ello que este libro introduce al lector dentro del sistema penitenciario americano para examinar sus bulímicas entrañas de una estructura carcelaria erigida sobre las ruinas del estado de caridad y de los guetos de la comunidad afroamericana. Demuestra cómo, en la era de trabajo fragmentado, la regulación de las clases bajas combina el ?subsidio laboral' y el ?subsidio carcelario'. Y el porqué la lucha contra el crimen representa a la vez una pantalla donde proyectar la nueva cuestión social; la generalización de la inseguridad laboral y su impacto sobre los emplazamientos vitales en las estrategias de planificación del proletariado urbano.



Destapando dicho material y desarmando los muelles simbólicos de la punitiva concepción unilateral de que la ley y el orden barren por los países del primer y segundo mundo, este libro aporta su singular visión de antropología histórica del estado actual del triunfalismo neoliberalista. Y apunta una alternativa a los pornográficos castigos que conducen a las élites políticas de todo el mundo a emplear el sistema penitenciario como una gran aspiradora cuyo deber es ocuparse de los deshechos de la sociedad de mercado.

título
CASTIGAR A LOS POBRES

isbn 9788497841559
fecha de publicación 01/03/2010
número de ediciones 1
datos del libro 515 pags
dimensiones 22,50 x 15,00 cm
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano
compartir libro

más libros del autor

los más vendidos