La misa de cada día
Suscríbase aquí

cerrar

martes 22 de agosto

Semana XX del tiempo ordinario

Nuestra Señora, Reina de Cielo y Tierra
Nuestra Señora, Reina de Cielo y Tierra

«¿Quién soy yo para que visite la madre de mi Señor?» (Isabel a María, Lc 1,43).

«Dios todopoderoso, que nos has dado como Madre y como Reina a la Madre de tu Unigénito, concédenos que, protegidos por su intercesión, alcancemos la gloria de tus hijos en el reino de los cielos. Por Nuestro Señor Jesucristo» (Colecta).

«La solemnidad de la Asunción se prolonga gozosamente en la celebración de la memoria de Nuestra Señora Reina, que se celebra ocho días después y en la cual contemplamos a Aquella que, sentada al lado del Rey de los siglos, resplandece como Reina e intercede como Madre» (Papa Pau VI, Marialis cultus, 02.02.1974).

«La Virgen Inmaculada… fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo y elevada al trono por el Señor como Reina del universo, para ser conformada más plenamente a su Hijo, Señor de los señores (cf. Ap 19,16)  y vencedor del pecado y de la muerte» (Constitución Lumen Gentium 59, Concilio Vaticano II).

La celebración de Nuestra Señora Reina es un paralelo de la solemnidad de Cristo Rey; como lo es la del Corazón Inmaculado de Maria de la del Sagrado Corazón de Jesús. Instituida en el año 1955, se celebraba el 31 de Mayo; la nueva fecha de hoy en día acerca más la realeza de la Virgen a su Asunción o glorificación del 15 de Agosto.

La humilde joven de Nazaret, que se definió como “la esclava del Señor”, es Reina por su amor, por su fidelidad, por su entrega a la voluntad del Padre. De ahí que el pueblo cristiano, de un modo especial desde la Edad Media, invocase a María como “Reina y Madre de misericordia”, como expresión de su confianza hacia ella. María, asunta al cielo, en comunión total con Dios, permanece atenta amorosamente al camino de cada uno de sus hijos en la tierra.

Ver más...

 

DE CÓMO TRATAR CON LAS PERSONAS-KNIGGE, ADOLPH FREIHERR-978-84-16601-00-4

DE CÓMO TRATAR CON LAS PERSONAS

sinopsis

El Baltasar Gracián alemán, maravilloso ejemplo de filosofía moral y del nuevo espíritu ilustrado de su tiempo. En la tradición y a la altura de los "grandes" moralistas prácticos: Montaigne, Castiglione, Schopenhauer, etc. Una lectura, además, increíblemente amena e instructiva. Un clásico jamás traducido al español hasta el día de hoy.
De cómo tratar con las personas, la obra más importante y divulgada de Adolph Freiherr Knigge, ya hace tiempo que fue traducida a todas las lenguas principales de nuestro entorno y forma parte del acervo cultural europeo. Pero en España había permanecido inédita hasta ahora. En Alemania, donde conoció un éxito inmediato, alcanzó en pocos años el rango de clásico; su popularidad ha sido ininterrumpida desde 1788, año de su primera edición.
Como especificaba el subtítulo de la traducción inglesa, On Human Relations, llevada a cabo muy poco después de su publicación en Alemania, el libro constituye una destacada contribución a la filosofía práctica de la vida, a ese género del pensamiento que se ocupa de los problemas derivados de la coexistencia humana, y que cuenta con representantes tan prestigiosos como Cicerón, Séneca, Castiglione, Gracián o Lord Chesterfield.
La ética social de Knigge supone una logradísima síntesis de todos sus antecesores en este género, adaptada al pensamiento ilustrado del siglo xviii y con un destinatario principal, la nueva clase media, cuyos valores comenzaban por entonces a imponerse. Su ideal se resume en alcanzar una sociedad armónica inspirada en el humanismo, la Razón y la urbanidad. El fundamento moral de su propuesta procede de la primera Ilustración, que considera que la búsqueda de la felicidad individual coincide y hasta cierto punto es causa del bien de la sociedad en su conjunto, pues ambos son expresión de la Razón. Por ello mismo fue criticado por Kant, que consideraba el deber universal, no la felicidad personal, el fundamento de los comportamientos morales. La crítica de la época, aunque sensible a la objeción kantiana, no dejó por eso de alabar De cómo tratar con las personas por su exhaustividad, su utilidad, su inteligencia y su amenidad.
Para Knigge, la sociedad civil constituye un espacio de comunicación y de interacción entre los distintos grupos sociales. De ahí que el primer arte necesario en esta vida sea el arte de hacerse entender y, por tanto, de hablar y escribir. Knigge aconseja «aprender a vivir con la contradicción», y es que la diversidad social requiere tolerancia.
No obstante su éxito inusitado y perdurable, De cómo tratar con las personas fue un libro mal editado y troceado innumerables veces a lo largo de los siglos xviii y xix, hasta el punto que los lectores de principios del siglo xx desconocían la obra completa y original: los editores se habían dedicado a "actualizar" y "seleccionar" sus consejos; pero fueron también los cambios políticos históricos los que provocaron la incomprensión de los verdaderos objetivos emancipadores del libro.
Muchos de los principios en los que Knigge basa sus consejos y deducciones pertenecen a un núcleo objetivo y universal susceptible de ser actualizado una y otra vez, de acuerdo con las circunstancias históricas, y que se vuelve tanto más imperativo cuanto más se degradan las formas y se imponen la barbarie, la vulgaridad o la ignorancia. Valga ello también para nuestro tiempo presente. El lector podrá comprobarlo.
Hoy ofrecemos, en esta magnífica traducción de José Rafael Hernández Arias, la obra de Knigge en su versión completa y original. Prepárense para disfrutar del placer de la lectura.

ficha técnica

título
DE CÓMO TRATAR CON LAS PERSONAS
isbn 978-84-16601-00-4
fecha de publicación 01/02/2016
editorial ARPA EDITORES
número de ediciones 1
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano

listado de materias relacionadas

20,81 €
21,90 €
(Ahorre 5% de dto. por la web)

-Portes gratuitos*
*Pedidos +50€

-Recíbalo mañana*
*Pedidos peninsulares antes de las 18:00h 
-O puede recogerlo en la tienda

los más vendidos