660 671 515

Recibe el Boletín clicando aquí

cerrar

jueves 17 de enero

Semana I del tiempo ordinario

San Antonio, Abad

 

Memoria obligatoria

Según la ‘Vida’ escrita por San Atanasio, de joven, muertos sus padres, se tomó tan en serio aquellas palabras de Jesús: ‘Si quieres ser perfecto, anda, vende tus bienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo- y luego ven y sígueme’ (Mt 19,21b) que se retiró, solo, al desierto de Egipto durante más de veinte años (siglo III). Pero no se desentendió de los problemas del mundo: mantuvo contactos con la Iglesia de Alejandría, su ciudad natal, y animó a cuantos le pedían consejo; muchos le llamaban ‘Padre’ (‘Abad’), y llenaron el desierto de monasterios.

Oración colecta

Señor y Dios nuestro, que llamaste al desierto a San Antonio, abad, para que te sirviera con una vida santa; concédenos por su intercesión que sepamos negarnos a nosotros mismos para amarte a Ti siempre sobre todas las cosas.

Ver más...

DIOS, DIOS PARA PENSAR III-GESCHÉ, ADOLPHE-9788430117314

DIOS, DIOS PARA PENSAR III

sinopsis

El mal y el hombre fueron las dos cuestiones primeras que planteó Adolphe Gesché en su dogmática Dios para pensar. Tras ellas, el turno le llega a Dios.
Aunque actualmente se debate con ardor sobre el contenido real o ficticio que se esconde tras la palabra «Dios», nadie duda de que dicho vocablo existe. Más aún, esta palabra semeja una de esas medallas antiguas, gastadas por el tiempo, que casi tienen borrada aquella inscripción que un día no muy lejano estuvo cargada de pleno sentido.
Y es en este punto donde tal vez convenga recordar la máxima de Platón sobre las cosas en las que merece la pena gastar el tiempo en esta vida. Así, el discípulo de Sócrates comentaba a los jóvenes de su tiempo: «Lo más importante es pensar correctamente (orthós) a propósito de los dioses» (Leyes X, 888 a-b).
Más de dos mil años después, la revolución antropológica ha invitado a volverse hacia el hombre para intentar encontrar en él la huella de Dios. Pero, vistos sus resultados, tal vez sea de más provecho buscar a Dios en su lugar natal –allí donde el hombre ha luchado con Él– para aprender de Dios mismo quién es en verdad.

ficha técnica

título
DIOS, DIOS PARA PENSAR III
isbn 9788430117314
fecha de publicación 11/06/2010
editorial Sígueme
número de ediciones 1
datos del libro 172 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano


16,15 €
17,00 €
(Ahorre 5% de dto. por la web)

-Recíbalo mañana*

*Si está disponible.
*Pedidos peninsulares antes de las 18:00h.

Envío gratuito*
*Pedidos +50€

-O puede recogerlo en la tienda.

sinopsis
ficha técnica

El mal y el hombre fueron las dos cuestiones primeras que planteó Adolphe Gesché en su dogmática Dios para pensar. Tras ellas, el turno le llega a Dios.
Aunque actualmente se debate con ardor sobre el contenido real o ficticio que se esconde tras la palabra «Dios», nadie duda de que dicho vocablo existe. Más aún, esta palabra semeja una de esas medallas antiguas, gastadas por el tiempo, que casi tienen borrada aquella inscripción que un día no muy lejano estuvo cargada de pleno sentido.
Y es en este punto donde tal vez convenga recordar la máxima de Platón sobre las cosas en las que merece la pena gastar el tiempo en esta vida. Así, el discípulo de Sócrates comentaba a los jóvenes de su tiempo: «Lo más importante es pensar correctamente (orthós) a propósito de los dioses» (Leyes X, 888 a-b).
Más de dos mil años después, la revolución antropológica ha invitado a volverse hacia el hombre para intentar encontrar en él la huella de Dios. Pero, vistos sus resultados, tal vez sea de más provecho buscar a Dios en su lugar natal –allí donde el hombre ha luchado con Él– para aprender de Dios mismo quién es en verdad.

título
DIOS, DIOS PARA PENSAR III

isbn 9788430117314
fecha de publicación 11/06/2010
editorial Sígueme
número de ediciones 1
datos del libro 172 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano
compartir libro

más libros del autor

los más vendidos