Horario Sant Jordi:
de 9 a 20

 

 

 

cerrar

viernes 23 de abril

Semana III de Pascua

Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

San Jorge

HISTORIA DE LA FIESTA

350: El màrtir Jorge, llamado por los orientales “el gran màrtir”, goza de una gran veneración en su sepulcro de Lidda (Palestina), sepulcro que el sultán Saladino arrasó en el siglo XII. La tradición nos dice que era de Capadocia (actual Turquía) y que debía morir en la persecución de Dacio (249-251) o de Diocleciano (300-304).

Siglo V: El Decreto Gelasino (índice de libros prohibidos) califica de apócrifa la “Passio sancti Georgii”; nacido en Capadocia la actual Turquía) fue instruido por su madre en el cristianismo y habría tenido el atrevimiento de destruir los ídolos y de matar a sus sacerdotes. Soldado y tribuno se enfrentó a Dacio (249-251) o a Diocleciano (300-304) que lo hizo torturar y decapitar.

600: Su popularidad, que ya se ha extendido por todo el oriente, también lo va haciendo por occidente  a través de la pasión breve (con el rey Dadiano).

Siglo VII: El papa León II (682-683) le dedica una basílica en el Velabro.

Edad Media: Los croatas ven en él un modelo de Caballero cristiano. Y una serie de órdenes religiosas, militares y de caballería lo tendrán por patrón:

Siglo XII:  de Calatrava creada en Castilla,

1201:  de San Jorge de Alfana,

1348: de la Jarretera inglesa, fundada por Eduardo III,

Siglo XIV: de San Jorge de Rougemont creada en Borgoña,

1464: de San Jorge del Sacro Imperio, fundada por el Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Federico III de Austria,

Siglo XVIII: las órdenes de San Jorge de Baviera y de Rusia,

1907: el movimiento escolta creado por Robert Baden-Powell,

1222: el rey Enrique III lo proclama patrón de Inglaterra. Lo será también de Cataluña y Aragón, Armenia, Baviera, Canadá, Capadocia, Grecia, Hannover, Lituania, Malta, Palestina Portugal, Rusia, Sajonia, Serbia, Tirol; y un país-Georgia- lleve su nombre.

Edad Media, final: Comienza a propagarse la imagen del caballero hiriendo al dragón (defensor de todo el pueblo); imagen que coincide con la de otros treinta santos.

1456, abril 17: Las Cortes Catalanas reunidas en el claustro de la catedral del Barcelona lo nombren Patrón de Cataluña; y en 1462 lo ratifican definitivamente.

1459: Las Cortes Catalanas decretan fiesta el 23 de abril, día de San Jorge.

1667: El papa Clemente IX declara el día de San Jorge festividad en toda Cataluña.

1727: Se vuelven a abrir las puertas de la Generalidad para celebrar la fiesta de San Jorge.

Colecta: Señor, alabamos tu poder y te rogamos que san Jorge, fiel imitador de la pasión de tu Hijo, sea para nosotros protector en nuestra debilidad. Por nuestro Señor Jesucristo.

Puedes consultar las lecturas de hoy en lecturas.misa.app.

LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO

sinopsis

De Ludwig Feuerbach (1804-1872) pudo escribir Søren Kierkegaard: «Es falso cuando la cristiandad actual dice que Feuerbach ataca al cristianismo. ¡No es verdad! Ataca a los cristianos, mostrando que su vida no se corresponde con la doctrina del cristianismo». El propio Feuerbach habla en el prólogo a La esencia del cristianismo de la finalidad «terapéutica» del libro. Más que la negación de la religión, lo que pretende es su purificación de repre-sentaciones en contradicción con el hombre y con las po-sibilidades del género humano en cuanto tal.
«Quien no sabe decir de mí sino que soy ateo, no sabe nada de mí. La cuestión de la existencia o no existencia de Dios, la contraposición de teísmo y ateísmo pertenece al siglo XVIIy XVIII, pero no al XIX. Yo niego a Dios. Esto quiere decir en mi caso: yo niego la negación del hombre [...] La cuestión del ser o no ser de Dios es en mi caso únicamente la cuestión del ser o no ser del hombre».
La lectura de La esencia del cristianismo es imprescindible para comprender la descendencia moderna de su autor. El influjo de esta obra, a cuya «fuerza liberadora» se re-firió F. Engels y cuya aportación, un claro precedente de la teoría de la «ideología», fue saludada con entusiasmo por K. Marx, se extendió también a pensadores como A. Schopenhauer o F. Nietzsche, y alcanzó a teólogos pos-teriores como K. Barth o R. Bultmann. En palabras de J. O. Osier, «estas distintas filiaciones hacen de Feuerbach un lugar central de nuestra buena o mala conciencia, esto es, de nuestra inconsciencia».

ficha técnica

título
LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO
isbn 978-84-9879-448-9
fecha de publicación 01/05/2013
número de ediciones 1
datos del libro 398 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano


21,60 €
24,00 €
(Ahorre 10% de dto. por la web)

-Recíbalo mañana*

*Si está disponible.
*Pedidos peninsulares antes de las 17:00h.

Envío gratuito*
*Pedidos +50€ (Sólo Península y Baleares)

Durante el estado de alarma en España no se realizan envíos a Suramérica ni Centroamérica.

-O puede recogerlo en la tienda.

sinopsis
ficha técnica

De Ludwig Feuerbach (1804-1872) pudo escribir Søren Kierkegaard: «Es falso cuando la cristiandad actual dice que Feuerbach ataca al cristianismo. ¡No es verdad! Ataca a los cristianos, mostrando que su vida no se corresponde con la doctrina del cristianismo». El propio Feuerbach habla en el prólogo a La esencia del cristianismo de la finalidad «terapéutica» del libro. Más que la negación de la religión, lo que pretende es su purificación de repre-sentaciones en contradicción con el hombre y con las po-sibilidades del género humano en cuanto tal.
«Quien no sabe decir de mí sino que soy ateo, no sabe nada de mí. La cuestión de la existencia o no existencia de Dios, la contraposición de teísmo y ateísmo pertenece al siglo XVIIy XVIII, pero no al XIX. Yo niego a Dios. Esto quiere decir en mi caso: yo niego la negación del hombre [...] La cuestión del ser o no ser de Dios es en mi caso únicamente la cuestión del ser o no ser del hombre».
La lectura de La esencia del cristianismo es imprescindible para comprender la descendencia moderna de su autor. El influjo de esta obra, a cuya «fuerza liberadora» se re-firió F. Engels y cuya aportación, un claro precedente de la teoría de la «ideología», fue saludada con entusiasmo por K. Marx, se extendió también a pensadores como A. Schopenhauer o F. Nietzsche, y alcanzó a teólogos pos-teriores como K. Barth o R. Bultmann. En palabras de J. O. Osier, «estas distintas filiaciones hacen de Feuerbach un lugar central de nuestra buena o mala conciencia, esto es, de nuestra inconsciencia».

título
LA ESENCIA DEL CRISTIANISMO

isbn 978-84-9879-448-9
fecha de publicación 01/05/2013
número de ediciones 1
datos del libro 398 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano
compartir libro

los más vendidos