Cerrado por vacaciones:
del 1 al 23 de agosto.

 

 

 

cerrar

jueves 6 de agosto

Semana XVIII del tiempo ordinario

Transfiguración del Señor

La fiesta de hoy recuerda un hecho central en el evangelio. En medio de la vida pública de Jesús, cuando tras los primeros tiempos de éxitos populares Jesús empieza a decir que si fidelidad al amor de Dios acabará llevándole a morir en una cruz, se produce un acontecimiento de gran intensidad espiritual: Jesús asciende a lo alto de una montaña con sus tres discípulos más amigos. Es un momento importante y debe ser interpretado en un ambiente de fe y de oración. Jesús, solo en la cima de la montaña, en actitud de oración, se da a conocer. Jesús aparece entonces centrando la Ley y a los Profetas, y su rostro es la gloria de Dios. Los discípulos quedan boquiabiertos y desean quedarse allí. Pero Jesús quiere hacerles entender que aquello es solo un anticipo de lo que va a ser el final de su camino; quiere que entiendan que su camino conduce hasta la muerte, pero que tal muerte abrirá las puertas a la vida plena y luminosa de la resurrección. 

Este hecho evangélico lo recordamos también todos los años en el segundo domingo de Cuaresma, para ayudarnos a vivir mejor el sentido de ese tiempo litúrgico, que es un camino que nos conduce hasta la conmemoración de la muerte de Jesús pero con los ojos puestos en su resurrección, en el Domingo de Resurrección. Pero lo volvemos a recordar y celebrar en esta fiesta de hoy de origen oriental que nos anima a revivir de nuevo la alegría de seguir a Jesús. Puesto que el camino de Jesús es siempre luz de vida.

Muchos de quienes tienen por nombre Salvador, celebran hoy su onomástica: porque Jesús es nuestro salvador, nuestra luz, nuestra vida.

Ver más...

Puedes consultar las lecturas de hoy en lecturas.misa.app.

LA HUMANIDAD DE DIOS

sinopsis

Son muchos los millones de ciudadanos del mundo que se interesan por Dios. Y, sin embargo, son también bastantes los millones de personas que no quieren saber nada de lo divino, lo sagrado, lo religioso. Se ha dicho con razón que la actual crisis de la fe en Dios solo ha podido desencadenarse debido a la forma falseada de pensar a Dios y de vivir la relación con él. Por definición, Dios es el Trascendente. Precisamente porque nos trasciende, Dios no está al alcance del hombre, ni se puede saber cómo es «Dios en sí», porque «a Dios nadie lo ha visto jamás» (Juan 1, 18). Lo que se piensa y se dice de Dios son las «representaciones» que los humanos nos hacemos de él. Pero ocurre que a Dios «nos lo representamos mal». A Dios se le ha representado como infinitamente poderoso e infinitamente bueno. Pero no es posible conciliar ambas cosas, si es que este mundo, donde hay tanto sufrimiento, tiene algo que ver con Dios.
Al no poder cuadrar las ideas humanas sobre Dios con la realidad tan calamitosa de este mundo, ha ocurrido lo peor que podía ocurrir: los dirigentes de las religiones y los teólogos o entendidos en los asuntos divinos se han agarrado al poder y han presentado a un Dios autoritario, prepotente, dominador, justiciero, amenazante... En una palabra, han «deshumanizado» a Dios y a la religión. De forma que, tanto Dios como la religión, para muchos, resultan insoportables o, lo que quizás es peor, palabras y problemas que no interesan porque no resuelven nada y para nada sirven. Este libro propone cambiar nuestra idea de Dios y nuestra manera de entender y practicar la religión. Lo cual no es hacerse un «dios a la carta» o una «religión a la medida» de los propios intereses y conveniencias. Se trata de recuperar, hasta el fondo, el significado de lo más original que ha aportado el cristianismo a las tradiciones religiosas de la humanidad: que Dios se ha humanizado en Jesús de Nazaret. Lo cual quiere decir que el «punto de encuentro» con Dios no es ya ni «lo divino», ni «lo sagrado», ni «lo religioso», sino sencillamente «lo humano». A Dios lo encontramos en la medida en que nos hacemos más profundamente humanos, liberándonos -y liberando este mundo- de la brutal deshumanización que tanto sufrimiento, violencia y muerte ha desencadenado.

ficha técnica

título
LA HUMANIDAD DE DIOS
isbn 9788498798104
fecha de publicación 01/06/2019
colección Estructuras y procesos. Religión
número de ediciones 1
datos del libro 117 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano

listado de materias relacionadas

12,35 €
13,00 €
(Ahorre 5% de dto. por la web)

- Los envíos se realizaran a partir del 23 de agosto.*

*Si está disponible.

Envío gratuito: pedidos +50€ (Sólo España Península y Baleares).

-O podrá recogerlo en la tienda.

sinopsis
ficha técnica

Son muchos los millones de ciudadanos del mundo que se interesan por Dios. Y, sin embargo, son también bastantes los millones de personas que no quieren saber nada de lo divino, lo sagrado, lo religioso. Se ha dicho con razón que la actual crisis de la fe en Dios solo ha podido desencadenarse debido a la forma falseada de pensar a Dios y de vivir la relación con él. Por definición, Dios es el Trascendente. Precisamente porque nos trasciende, Dios no está al alcance del hombre, ni se puede saber cómo es «Dios en sí», porque «a Dios nadie lo ha visto jamás» (Juan 1, 18). Lo que se piensa y se dice de Dios son las «representaciones» que los humanos nos hacemos de él. Pero ocurre que a Dios «nos lo representamos mal». A Dios se le ha representado como infinitamente poderoso e infinitamente bueno. Pero no es posible conciliar ambas cosas, si es que este mundo, donde hay tanto sufrimiento, tiene algo que ver con Dios.
Al no poder cuadrar las ideas humanas sobre Dios con la realidad tan calamitosa de este mundo, ha ocurrido lo peor que podía ocurrir: los dirigentes de las religiones y los teólogos o entendidos en los asuntos divinos se han agarrado al poder y han presentado a un Dios autoritario, prepotente, dominador, justiciero, amenazante... En una palabra, han «deshumanizado» a Dios y a la religión. De forma que, tanto Dios como la religión, para muchos, resultan insoportables o, lo que quizás es peor, palabras y problemas que no interesan porque no resuelven nada y para nada sirven. Este libro propone cambiar nuestra idea de Dios y nuestra manera de entender y practicar la religión. Lo cual no es hacerse un «dios a la carta» o una «religión a la medida» de los propios intereses y conveniencias. Se trata de recuperar, hasta el fondo, el significado de lo más original que ha aportado el cristianismo a las tradiciones religiosas de la humanidad: que Dios se ha humanizado en Jesús de Nazaret. Lo cual quiere decir que el «punto de encuentro» con Dios no es ya ni «lo divino», ni «lo sagrado», ni «lo religioso», sino sencillamente «lo humano». A Dios lo encontramos en la medida en que nos hacemos más profundamente humanos, liberándonos -y liberando este mundo- de la brutal deshumanización que tanto sufrimiento, violencia y muerte ha desencadenado.

título
LA HUMANIDAD DE DIOS

isbn 9788498798104
fecha de publicación 01/06/2019
colección Estructuras y procesos. Religión
número de ediciones 1
datos del libro 117 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano
compartir libro

más libros del autor

los más vendidos