660 671 515
   Recibe el Boletín clicando aquí

 

cerrar

viernes 10 de abril

Triduo pascual

Viernes Santo

 

Antes de la Liturgia de la Palabra: Llegado a la sede, el celebrante, después de haberse postrado o arrodillado delante del altar, dice “Recuerda, Señor, que tu ternura y tu misericordia son eternas; santifica a tus hijos y protégelos siempre, pues Jesucristo, tu Hijo, en favor nuestro instituyó por medio de su sangre el misterio pascual. Por Jesucristo nuestro Señor”.

San Antonio María Claret (1807-1870)

Oh Jesús de mi vida! Conozco, se y me consta que las penas, dolores y trabajos son la divisa del apostolado; con vuestra gracia las abrazo, me las visto y digo que ayudándome Vos, Señor, y Padre mío, estoy pronto a beber ese cáliz de penas interiores, y estoy resuelto a recibir ese bautismo de penas exteriores, y digo: lejos de mí de gloriarme en otra cosa que en la cruz, en que Vos estáis clavado por mí, y yo también lo quiero estar por Vos. Así sea”. (Autobiografía 427).

“Capítulo XXIX: De las virtudes de Jesús que me propuse imitar: Comida.- Pan y agua en todos los treinta años de su vida oculta. En el desierto, a lo último de los cuarenta días de riguroso ayuno, los ángeles le trajeron pan y agua, como a Elías. Los demás años de su vida pública, comía lo que le daban y se conformaba. La comida que tomaba con los Apóstoles ara pan de cebada y peces asados, y aún de esto no tenían siempre, pues que tenían que coger espigas para matar el hambre, y aun de esto fueron criticados. En la cruz dice que tiene sed y no le dan de beber más que hiel y vinagre para más tormento”. (Autobiografía 430).

“[Después del atentado de Holguín del 1 de febrero de 1856, en el cual fue herido en la cara]. Hecha la primera cura, con una parihuela me llevaron a la casa de mi posada. No puedo explicar el placer, el gozo y la alegría que sentía mi alma al ver que había logrado lo que tanto deseaba, que era derramar la sangre por amor de Jesús y de María, y poder sellar con la sangre de mis venas las verdades evangélicas. Hacía subir de punto mi contento el pensar que esto era como una muestra de lo que con el tiempo lograría, que sería derramarla toda y consumar el sacrificio. Me parecía que estas heridas eran como la circuncisión de Jesús y que después, con el tiempo, tendría   la dichosa e incomparable suerte de morir en la cruz de un patíbulo, de un puñal asesino, o de otra cosa así." (Autobiografía 577).

Papa Francisco

"El Viernes Santo es el momento culminante del amor. La muerte de Jesús, que sobre la cruz se abandona al Padre para ofrecer la salvación a todo el mundo, expresa el amor entregado hasta el final, sin fin. Un amor que quiere abrazarnos a todos sin excluir a nadie.  Un amor que se extiende en todo tiempo y en todo lugar: una fuente inagotable de salvación de la cual cada uno de nosotros, pecadores, puede beber. Si Dios nos ha mostrado su amor supremo en la muerte de Jesús, entonces también nosotros regenerados por el Espíritu Santo, podemos y hemos de amarnos los unos a los otros, regenerados por el Espíritu Santo, podemos y hemos de amarnos los unos a los otros”. (Homilía 23.03.2016).

Puedes consultar las lecturas de hoy en lecturas.misa.app.

LO QUE NO QUISE DECIR

sinopsis

«No dejaré que los dos primeros capítulos de Confesiones de un burgués III lleguen al público extranjero. No quiero que lean esta triste confesión, esta acusación entre húngaros. En húngaro, para los húngaros, sí... Pero que los extranjeros no lo sepan.» Una entrada del diario de Márai de 1949 permitió confirmar a los especialistas del museo Petófi de Budapest lo que ya sospecharon cuando, entre el material del legado literario recibido en 1997, encontraron unos capítulos inéditos que, por deseo del propio Sándor Márai, se habían excluido de la tercera parte de Confesiones de un burgués, editada en Toronto en 1971 con el título ¡Tierra, tierra! Así, estos textos inéditos constituyen una parte crucial de la autobiografía de Márai puesto que giran en torno a dos fechas capitales: el 12 de marzo de 1938, cuando la Alemania nazi se anexionó Austria, y el 31 de agosto de 1948, cuando el gran autor húngaro, acompañado de su esposa y su hijo, abandonó su país, entonces ya un satélite de la Unión Soviética. «En aquellos diez años dejó de existir toda una forma de vida y toda una cultura», escribe.

Combinando la confesión íntima con el análisis histórico, Sándor Márai evoca ese período crucial para Hungría y sondea una sociedad que se debate entre el deseo de independencia y los sueños de grandeza nacional, y que acabaría al servicio de la Alemania nazi. Este libro, una verdadera denuncia del fascismo y la barbarie, descubre a un humanista comprometido, un hombre consecuente que desea para su país una vía alternativa a la del estado totalitario. Obra de profunda integridad intelectual, Lo que no quise decir es el testimonio excepcional de uno de los grandes escritores europeos de siglo XX.

ficha técnica

título
LO QUE NO QUISE DECIR
isbn 978-84-9838-678-3
fecha de publicación 01/03/2016
número de ediciones 1
datos del libro 154 pags
dimensiones 22,00 x 13,50 cm
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano

listado de materias relacionadas

16,15 €
17,00 €
(Ahorre 5% de dto. por la web)

-Le enviaremos su pedido una vez se haya levantado el estado de alarma y hayamos vuelto a la normalidad*

*Si está disponible.

Envío gratuito: pedidos +50€

-O podrá recogerlo en la tienda.

sinopsis
ficha técnica

«No dejaré que los dos primeros capítulos de Confesiones de un burgués III lleguen al público extranjero. No quiero que lean esta triste confesión, esta acusación entre húngaros. En húngaro, para los húngaros, sí... Pero que los extranjeros no lo sepan.» Una entrada del diario de Márai de 1949 permitió confirmar a los especialistas del museo Petófi de Budapest lo que ya sospecharon cuando, entre el material del legado literario recibido en 1997, encontraron unos capítulos inéditos que, por deseo del propio Sándor Márai, se habían excluido de la tercera parte de Confesiones de un burgués, editada en Toronto en 1971 con el título ¡Tierra, tierra! Así, estos textos inéditos constituyen una parte crucial de la autobiografía de Márai puesto que giran en torno a dos fechas capitales: el 12 de marzo de 1938, cuando la Alemania nazi se anexionó Austria, y el 31 de agosto de 1948, cuando el gran autor húngaro, acompañado de su esposa y su hijo, abandonó su país, entonces ya un satélite de la Unión Soviética. «En aquellos diez años dejó de existir toda una forma de vida y toda una cultura», escribe.

Combinando la confesión íntima con el análisis histórico, Sándor Márai evoca ese período crucial para Hungría y sondea una sociedad que se debate entre el deseo de independencia y los sueños de grandeza nacional, y que acabaría al servicio de la Alemania nazi. Este libro, una verdadera denuncia del fascismo y la barbarie, descubre a un humanista comprometido, un hombre consecuente que desea para su país una vía alternativa a la del estado totalitario. Obra de profunda integridad intelectual, Lo que no quise decir es el testimonio excepcional de uno de los grandes escritores europeos de siglo XX.

título
LO QUE NO QUISE DECIR

isbn 978-84-9838-678-3
fecha de publicación 01/03/2016
número de ediciones 1
datos del libro 154 pags
dimensiones 22,00 x 13,50 cm
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano
compartir libro

más libros del autor

los más vendidos