Especial Comuniones

Más información aquí

 

 

 

 

 

cerrar

domingo 24 de junio

Semana XII del tiempo ordinario

Nacimiento de San Juan Bautista
Nacimiento de San Juan Bautista

 

IMPORTANCIA DE LA FIESTA

El papel importante que san Juan Bautista juega en la Historia de la Salvación Lc 9,19).

La alabanza que hace el mismo Jesús: “no ha surgido entre los nacidos de mujer uno mayor que Juan Bautista” (Mt 11,11).

El hecho de su martirio: celebrado, posteriormente, con una fecha especial (29 de agosto).

El descubrimiento y difusión de sus reliquias, según la tradición.

La alegría del mismo nacimiento tan bellamente descrita por el evangelista Lucas (Lc 1,56-66).

El interés que tuvo en el desenvolvimiento del catecumenado y la liturgia bautismal.

Figura como prototipo del monje, según san Benito.

HISTORIA DE LA FIESTA

Siglo IV-V: San Agustín (354-430) ya conoce la fiesta del 24 de junio en la Iglesia africana. Los bizantinos, en cambio, lo celebran el 7 de enero.

Siglo V: Conmemoración (¿fiesta?) del santo, en un domingo anterior a la Navidad, en Siria y en Ravena.

Siglo VI: El Sacramentario Leoniano (Veronés) conoce ya una vigilia.

1955: Debido a su antigüedad, la reforma conserva la vigilia.

1965: La reforma litúrgica después del concilio Vaticano II conserva la vigilia litúrgica. Es muy celebrada popularmente, al coincidir con el solsticio de verano.

 LITURGIA

Colecta: Oh Dios, que suscitaste a san Juan Bautista para que preparase a Cristo el Señor un pueblo bien dispuesto, concede a tu familia el don de la alegría espiritual y dirige la voluntad de tus hijos por el camino de la salvación y de la paz. Por nuestro Señor Jesucristo.

Iglesia latina: Las palabras que el ángel Gabriel dirige a María sobre Isabel (“éste ya es el sexto mes”, Lc 1,36) motivaron que el nacimiento del precursor fuese fechado exactamente seis meses antes de Navidad y tres después de la Anunciación. Las tres fechas: 25 de marzo, 24 de junio y 25 de diciembre, corresponden siempre, en la cronología romana, al octavo día de las calendas

«La vida de san Juan Bautista está totalmente orientada hacia Cristo, como la de su madre, María. Juan Bautista fue el precursor, la «voz» enviada a anunciar el Verbo encarnado. Por este motivo, conmemorar su nacimiento significa en realidad celebrar a Cristo, cumplimiento de las promesas de todos los profetas, entre los cuales el Bautista fue el más grande, llamado a «preparar el camino» al Mesías» (Papa Benedicto XVI, Catequesis).

 

MANDELA, MI PRISIONERO, MI AMIGO -BRAND, CHRISTO / JONES, B-9788499423067

MANDELA, MI PRISIONERO, MI AMIGO

sinopsis

Christo Brand se crió en una granja sudafricana. A los 18 años era un chico blanco afrikáans que había crecido empapándose de la cultura responsable de las leyes del apartheid.Nelson Mandela también creció en unacomunidad rural. Su padre era un jefe tribal que lo envió a estudiar Derecho para que pudiera tomar parte en la lucha contra el apartheid, lo que le llevó a la cárcel.Sus mundos, tan opuestos, entraron en colisión cuando Christo entró a trabajar en el servicio penitenciario estatal y fue enviado a Robben Island para vigilar a los prisioneros encarcelados allí, de los que Mandela era el indiscutible líder. Christo y Mandela, que entonces tenía 60 años, podrían haberse convertido en enemigos acérrimos. En cambio, forjaron una extraordinaria amistad hecha de pequeños gestos que estableció un vínculo inquebrantable entre ellos.Durante aquellos años, Mandela sufrió mucho por el distanciamiento obligado de su familia. Se le prohibió ir al funeral de su madre, lo que para él supuso un enorme desgarro. Un día, su mujer, Winnie, trajo en secreto a su nieta a Robben Island. Christo puso en riesgo su trabajo al llevarle al bebé a Mandela para que lo sostuviera.Su amistad quedó sellada por momentos compartidos como ése. A veces sólo por un gesto o una sonrisa; otras, por un acto de generosidad. Y el lazo entre ellos se extendió más allá de los años de prisión de Mandela. Siendo ya presidente de Sudáfrica, Mandela buscó a Christo y le ofreció un trabajo en los archivos del Parlamento. Invitó a Christo y su familia a su casa y lo consoló cuando uno de sus hijos murió en un accidente de tráfico. Pocas semanas antes de morir, Mandela le llamó para despedirse.Esta es la historia de un hombre al que Mandela, gracias a su espíritu, su bondad y su carisma personal, hizo cambiar con las mismas armas con las que luego transformaría a toda una nación.

ficha técnica

título
MANDELA, MI PRISIONERO, MI AMIGO
isbn 9788499423067
editorial PENINSULA
datos del libro 320 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano


20,81 €
21,90 €
(Ahorre 5% de dto. por la web)
No disponible

- Envío gratuito*

*Pedidos +50€

-Recíbalo mañana*

*Si está disponible.
*Pedidos peninsulares antes de las 18:00h.

-O puede recogerlo en la tienda.

los más vendidos