660 671 515
   Recibe el Boletín clicando aquí

 

cerrar

martes 16 de julio

Semana XV del tiempo ordinario

Nuestra Señora del Carmen

16 de Julio: NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN Y LOS CARMELITAS. FUNDACIÓN DE LOS MISIONEROS CLARETIANOS

La advocación de Nuestra Señora del Carmen o del monte Carmelo tiene  su origen en la capilla que los carmelitas del monte Carmelo construyeron a su patrona en el sigle XII, inspirándose en el ejemplo del profeta Elías. Tras las cruzadas,  popularizaron su vocación, al extenderse por Europa y por todo el mundo. Los carmelitas o Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, llaman a María Patrona, Hermana, Madre, Hermosa y Reina, y le expresan su consagración mediante la devoción al santo escapulario.

“Que con su ayuda lleguemos felizmente a la montaña que es Cristo” (Colecta)

Siglo XII, segunda mitad: Un grupo de ermitaños (cruzados y pelegrinos) se agrupan en la ladera del monte Carmelo de Palestina en eremitorios (“desierto”), tomando como modelo al profeta Elías. En el lugar denominado la Fuente de Elías construyen una capilla dedicada a Nuestra Señora: se denominarán “Hermanos de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo” (Carmelitas).

1209: San Alberto de Vercelli les da una regla de vida: «Declaramos que desde los tiempos en que los profetas Elías y Eliseo vivieron devotamente en el Monte Carmelo...”.

1238: A causa de la presión islámica, algunos grupos de ermitaños comienzan a emigrar hacia sus países de origen: Chipre, Sicilia, Provenza e Inglaterra, entre otros.

1251, Julio 16: Según la tradición, Simón Stock recibe de manos de Nuestra Señora la entrega del escapulario. Desde aquel día queda fijada la fecha.

«Son dos les verdades del escapulario: la protección continuada de María; y la certeza de que la devoción a ella tiene que constituir un hábito: una orientación permanente de la conducta cristiana» (Juan Pablo II).

Siglo XIII, segunda mitad: Convento, comunidades y cofradías en Perpiñán (1265), Lérida (1278), Barcelona (1292)...

1291: Con el fracaso de las cruzadas, los ermitaños tienen que abandonar definitivamente Palestina, pero la orden ya se ha extendido por Europa.

1380: Los carmelitas instituyen la fiesta de NS del Carmen, que celebran el 16 de Julio, adquiriendo cada vez más arraigo entre el pueblo, hasta el punto de originar una serie de fiestas populares.

1562, Agosto 24: Santa Teresa de Jesús (1515-1582) inaugura el primer Carmelo, iniciando la reforma de las Carmelitas Descalzas, juntamente con San Juan de la Cruz.

1568, Noviembre 28: San Juan de la Cruz, con otros dos frailes, comienza la primera comunidad de Carmelitas Descalzos en Duruelo.

Siglo XVII: En la costa catalana, Nuestra Señora del Carmen empieza a ser la patrona de los marineros y pescadores (substituyendo a San Elmo), gracias al almirante mallorquín Antoni Barceló Pont de la Terra (1717-1797), porque según la tradición había salvado a un navío inglés que es andaba a la deriva en medio de un terrible huracán.

1849, Julio 16: San Antonio Mª Claret funda la Congregación de Hijos de la Bienaventurada Virgen María (Claretianos), en el Seminario de Vic, juntamente con otros cinco sacerdotes. Como es la fiesta de la Santa Cruz y de la Virgen del Carmen, les exhorta con aquellas palabras del salmo 22: Virga tua et baculus tuus ipsa me consolata sunt (v. 4). (Autobiografía 490).

Ver más...

Puedes consultar las lecturas de hoy en lecturas.misa.app.

UN REPARTO MÁS JUSTO DEL PLANETA

sinopsis

Los recursos naturales están distribuidos de forma muy desigual y arbitraria por el mundo. Ni siquiera las catástrofes naturales ni los peligros derivados del cambio climático afectan a todos por igual, lo cual hace más difícil que se alcancen acuerdos para reducirlo. Ya se siga una corriente filosófica orientada a reducir el sufrimiento o, en el otro extremo, una tradición centrada en los derechos básicos del individuo, unas desigualdades tan arbitrarias, perjudiciales y crecientes resultan injustificables. Pero ¿qué se puede hacer?

Desde distintas perspectivas filosóficas tres autores proponen introducir un impuesto o tasa sobre aquellos recursos naturales que unos usan más o tienen en mayor cantidad, y distribuir lo recaudado a escala global para reducir la desigualdad inicial e impedir que el cambio climático la incremente. Pero esta idea general no solo puede justificarse de modo distinto, sino que puede tomar formas muy diversas. Por ejemplo, ¿sobre qué debería recaer esta tasa? ¿Sobre las actividades más contaminantes? ¿Sobre los combustibles fósiles? ¿Sobre todos los recursos naturales de un país? También hay que decidir no solo la cuantía de un impuesto factible, sino si será igual para todos o más elevado para los que contaminen más. Y, por supuesto, hay que discutir también qué hacer con lo recaudado: ¿debería distribuirse a todos los ciudadanos del mundo, ricos y pobres por igual, en forma de una especie de renta básica incondicional? ¿O deberíamos intentar ayudar primero a quienes estén en una situación más desesperada? Además, ¿debería lo recaudado distribuirse en metálico, electrónicamente, quizá aprovechando la expansión de la telefonía móvil? ¿O es mejor invertir los fondos en bienes públicos, mejoras medioambientales, tecnología verde, investigación médica, educación o acceso a la planificación familiar?

Hillel Steiner, Thomas Pogge y Paula Casal debaten estas y otras cuestiones, alcanzando conclusiones sólidas. La pobreza mundial y el cambio climático son los dos mayores retos a los que hoy se enfrenta la humanidad. ¿Y si ambos problemas pudiesen resolverse conun pequeño impuesto?

ficha técnica

título
UN REPARTO MÁS JUSTO DEL PLANETA
isbn 978-84-9879-617-9
fecha de publicación 01/01/2016
número de ediciones 1
datos del libro 136 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano

listado de materias relacionadas

13,30 €
14,00 €
(Ahorre 5% de dto. por la web)

-Recíbalo mañana*

*Si está disponible.
*Pedidos peninsulares antes de las 18:00h.

Envío gratuito*
*Pedidos +50€

-O puede recogerlo en la tienda.

sinopsis
ficha técnica

Los recursos naturales están distribuidos de forma muy desigual y arbitraria por el mundo. Ni siquiera las catástrofes naturales ni los peligros derivados del cambio climático afectan a todos por igual, lo cual hace más difícil que se alcancen acuerdos para reducirlo. Ya se siga una corriente filosófica orientada a reducir el sufrimiento o, en el otro extremo, una tradición centrada en los derechos básicos del individuo, unas desigualdades tan arbitrarias, perjudiciales y crecientes resultan injustificables. Pero ¿qué se puede hacer?

Desde distintas perspectivas filosóficas tres autores proponen introducir un impuesto o tasa sobre aquellos recursos naturales que unos usan más o tienen en mayor cantidad, y distribuir lo recaudado a escala global para reducir la desigualdad inicial e impedir que el cambio climático la incremente. Pero esta idea general no solo puede justificarse de modo distinto, sino que puede tomar formas muy diversas. Por ejemplo, ¿sobre qué debería recaer esta tasa? ¿Sobre las actividades más contaminantes? ¿Sobre los combustibles fósiles? ¿Sobre todos los recursos naturales de un país? También hay que decidir no solo la cuantía de un impuesto factible, sino si será igual para todos o más elevado para los que contaminen más. Y, por supuesto, hay que discutir también qué hacer con lo recaudado: ¿debería distribuirse a todos los ciudadanos del mundo, ricos y pobres por igual, en forma de una especie de renta básica incondicional? ¿O deberíamos intentar ayudar primero a quienes estén en una situación más desesperada? Además, ¿debería lo recaudado distribuirse en metálico, electrónicamente, quizá aprovechando la expansión de la telefonía móvil? ¿O es mejor invertir los fondos en bienes públicos, mejoras medioambientales, tecnología verde, investigación médica, educación o acceso a la planificación familiar?

Hillel Steiner, Thomas Pogge y Paula Casal debaten estas y otras cuestiones, alcanzando conclusiones sólidas. La pobreza mundial y el cambio climático son los dos mayores retos a los que hoy se enfrenta la humanidad. ¿Y si ambos problemas pudiesen resolverse conun pequeño impuesto?

título
UN REPARTO MÁS JUSTO DEL PLANETA

isbn 978-84-9879-617-9
fecha de publicación 01/01/2016
número de ediciones 1
datos del libro 136 pags
encuadernación Rústica
idioma Español / Castellano
compartir libro

más libros del autor

los más vendidos