NO HEMOS VENIDO A DIVERTIRNOS

LYKKE, NINA

5% descompte exclusiu web

20,95 

19,90 

20,95 

Enviament gratuït en comandes superiors a 50€ (Península i Balears)
O podeu recollir-lo a la botiga

Disponible demà en funció de les nostres existències. Comandes abans de les 16h.

NO HEMOS VENIDO A DIVERTIRNOS

LYKKE, NINA

Knut es un escritor cincuentón al que todos recuerdan por el best seller que publicó hace ya veinte años. Pertenece a la élite cultural noruega, pero con los años se ha convertido en un divorciado gruñón que ve tutoriales absurdos en YouTube y que en ocasiones trabaja en una residencia de ancianos para sacarse un dinero. En su anterior novela quiso contrarrestar las críticas que le acusan de ser un portavoz de la clase media blanca, pero a su editor le pareció un caso flagrante de apropiación cultural y se negó a publicarla. Ahora, por fin, se le presenta la oportunidad de volver a la palestra. Ha sido invitado a un prestigioso festival literario. Pero no será fácil: le toca compartir mesa redonda con el nuevo marido de su exmujer y con una joven escritora que, en su última autoficción, retrata a Knut como un acosador. Además, ¿qué pinta alguien como él entre escritores vegetarianos, ponentes trans, poetas kenianos y feministas con hiyab? El escenario es idóneo para que Knut estalle y libere su rabia acumulada…

Con el sentido del humor y la desinhibición que la caracterizan, Nina Lykke satiriza la doble moral de un establishment cultural en el que cualquier rebeldía está permitida a condición de que se respeten las normas. Porque, a fin de cuentas, no hemos venido a divertirnos.

«Nina Lykke da un golpe de gracia a la autoficción en una novela increíble sobre la personalidad de la cultura masculina blanca, a menudo denostada. Cuando Lykke agita su látigo literario, vale la pena prestar atención…» Gabriel Michael Vosgraff Moro, VG

«La ingeniosa misantropía de Lykke y su desprecio hacia la época actual son tan corrosivos que me veo empujado a la indignación moral, pero no puedo, me hacen disfrutar demasiado.» Inger Bentzrud, Dagbladet